Si vols publicar una entrada, envia'ns un escrit, fotografia o el què vullgues a llutxentparla@gmail.com.
Si vols comentar una entrada, fes click a l'apartat de "comentaris", situat baix de cada entrada.
Pots ser col·laborador nostre si t'obris un compte a Gmail i ens ho comuniques.

dilluns, 2 de juliol de 2012

HEMOS ARDIDO POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES



Avui he trobat aquest article a propósit dels incendis que estos dies tenen València sota una pluja de cendra. Per la seua manera explícita de dir les coses he trobat necessari compartir-lo. 
-------
Text de Paco López Barrio
No me gusta mucho escribir posts de actualidad. Aún así caen unos cuantos cada año, cuando la realidad es tan jodida que te sientes obligado a decir algo. Y siempre relacionados con asuntos profesionales.
Pero ahora escribo junto a la ventana por la que, desde hace tres dias, me entra un viento con olor a madera quemada. La terraza está llena de ceniza, que cae en pequeños copos, como una nieve gris. Y eso que aún estoy lejos del frente de fuego que está quemando miles de hectáreas de bosque.  Y  todo el dia escucho sobre mi cabeza el motor de hidroaviones y helicópteros, rumbo al infierno.
Difícil concentrarse así en puntos de giro, escaletas, tramas, conflictos… cada pocos minutos dejo lo que estoy haciendo y busco notícias de última hora. Esto está cada vez más cerca. Ahora mismo necesitaria poco más de un cuarto de hora en coche para plantarme junto a las llamas más cercanas.
Así que permitidme que hable del gran incendio. Pero, como éste es un  blog de guionistas, el asunto me pide algo más que repetir la notícias que podéis encontrar en otros medios.  Haré, pues, lo que hacemos en estos casos: darle una vuelta.
Reconozco que no soy muy aficionado (más bien nada) a las películas de catástrofes. Pero como no le hago ascos a una siesta en el sofá, de cara a alguna cadena generalista,  he podido ver, sin buscarlo, un montón de TV movies del género.  El esquema es siempre el mismo: el protagonista esta recién divorciado o en trámites. Además tiene problemas en su trabajo de policía, bombero o científico y está a punto de dejárselo o ser expedientado. Su gran antagonista es siempre un político, o un jefe técnico incapaz nombrado a dedo por el político, que se opone a todas las soluciones que el protagonista le propone. Finalmente, el prota actúa al margen de la disciplina y solventa la emergencia. Al mismo tiempo que salva a su ciudad – o a la humanidad entera – lleva a un lugar seguro a su ex familia. Acabada la crisis su ex nujer redescubre al héroe que es en realidad su ex marido y la pareja se reconcilia. Fin.
Aquí las cosas son más cutres. Sí tenemos en común la figura del político incompetente y/o corrupto (rara vez las dos cualidades se encuentran separadas), pero la trama de la catastrofe a la española (o a la valenciana) necesita otro tipo de héroe, aparentemente más modesto.
Para ser más concretos: Modesto Pardo es nuestro héroe. Es el protagonista, interpretado por Antonio Resines, de la estupenda La Caja 507, de Urbizu / Gaztambide. Es un hombre gris, director de una sucursal bancaria en un pueblo turistico de la costa. Pero aquí ya nos vamos del género catastrofe al thriller político. Recordemos la trama: Modesto queda encerrado durante un fin de semana en el sótano de las cajas de seguridad de la sucursal que dirige, reventadas por unos atracadores. Allí descubre unos papeles que demuestran que el incendio forestal en el que años antes falleció su hija única, de acampada con su novio, fue provocado. Y que alguien pagó un buen dinero al incendiario. En lo que fue el bosque hay ahora una urbanización de superlujo. Modesto empieza a tirar del hilo, para encontrar a los culpables (no al de la cerilla, sino a los políticos y financieros que hay tras él)  y vengar la muerte de su hija.  Si no la habéis visto os la recomiendo.




Los políticos corruptos y/o incompetentes que hay detrás de los incendios de Valencia prefieren llevar el guión a otro género: la comedia gamberra. Así se han apresurado a localizar y detener a “dos tontos muy tontos” para que se coman el marrón.
En este caso han sido dos obreros jóvenes que disfrutaban de su primer empleo en una empresa cuyo nombre no ha trascendido. Los enviaron a una finca en el monte, a instalar una placas solares, y la chispa de una radial (o de un soplete, que aún no está claro) iniciaron el primero y mayor de estos incendios.  Leo en la prensa que los dos chicos, de apenas 20 años están hundidos moralmente. Dicen – y les creo – que sus jefes no les advirtieron del peligro ni de la prohibición de usar este tipo de maquinaria a menos de 500 metros. No me parecen malas personas, como mucho los veo como dos fracasos más del sistema educativo  vigente, tan poco satisfactorio. Y que aún va a ir a menos con los recortes.
Ya lo intentaron con el accidente del Metro que costó casi medio centenar de víctimas hace unos años. Entonces culparon al conductor que, también fallecido, jamás pudo declarar. Y recientemente se ha sabido que los técnicos de la empresa fueron presionados para que, al declarar ante la comisión parlamentaria, cargasen las tintas sobre el “error humano” y alejasen las sospechas de la falta de inversión y el mantenimiento deficiente.  El accidente del metro motivó un montaje teatral colectivo, Zero Responsables, que sufrió toda clase de impedimentos para su estreno. Se llegó incluso a amenazar a la Universidad por ceder sus instalaciones.

Volviendo al tema del incendio – y al género thriller, que es el que le corresponde – me gustaría saber algunas cosas más: cual era la ubicación exacta de la obra en la que se trabajaba. Porque tal vez nunca debió realizarse allí. Y ahí quizá tengan algo que decir los que le dieron el visto bueno, seguramente más cualificados que estos dos desgraciados que se van a comer el marrón.
Una cosa parece clara: la chispa de la radial o el soldador son suficientes para provocar un incendio forestal, incluso de grandes dimensiones. Pero no explica el tamaño descomunal que ha tenido éste. Ni a que a los tres dias de declarado esté aún sin control. Aqui ya hay que empezar a pensar que la mala gestión ha tenido mucho que ver.  La intervención de una unidad cercana, en los primeros minutos, podría haber minimizado los efectos del fuego. Pero el presupuesto de prevención ha sido recortado severamente y se han cerrado unos cuantos centros de avanzadilla, en los que han dejado de trabajar un buen número de brigadistas, hoy en el paro.
¿Recordáis la Pistola de Chejov? “Si en algún momento de la historia aparece una pistola, en algún momento posterior alguien deberá dispararla”. Todo un clásico de la teoría guionística, el rey de los mecanismos de anticipación.  En este caso, la pistola que hoy dispara sobre nuestros montes ha sido sobradamente anticipada.  A falta de cerrar todas las tramas estos son algunos de los hitos de la escaleta que nos ha traído hasta el capítulo especial de verano:
Junio de 2011: El President Alberto Fabra impulsa una modificación en la ley para que se permita construir en superficies forestales previamente quemadas.  Aunque, en principio, esto no ha tenido que ver con el incendio actual hay que ser muy obtuso para no entender que es toda una invitación al incendio como primera fase de una promoción urbanística.
Marzo de 2010: El entonces conseller Cotino despide a 200 brigadistas y, con el dinero ahorrado, compra  115 coches, tipo todo-camino, de lujo, absolutamente inadecuados para el trabajo de una brigada forestal. Para eso hacen falta auténticos todo-terrenos, mucho menos glamurosos, de los que ya se disponía de una importante flotilla en régimen de leasing. Aunque costaba mucho menos dinero -y los vehículos eran auténticos todo-terrenos, sin pijadas, el conseller canceló ese leasing. Sabido es que Cotino no hace nada gratis: Empresas de su familia ejecutan una buena cantidad de contratos de obra  pública de la Generalitat y la familia de este ex conseller de Bienestar Social gestiona más de la mitad de las residencias de ancianos concertadas. Así que también me gustaría saber a qué concesionario se le compraron estos 115 vehículos inservibles en la montaña “de verdad”, y si era también amigo o pariente.
Agosto de 2010: Se destina una parte del presupuesto de bomberos a subvencionar a la fundación que organiza la visita del Papa a Valencia.  Recordemos que la organización de esta visita ya está siendo investigada por sus conexiones con la trama Gürtel y que hay varios directivos de Canal 9 imputados por subcontratar servicios técnicos a precios astronómicos.  Los bomberos valencianos acumulan mientras impagos por valor de 21 millones de euros. Leído en twitter: “Pues que venga la guardia suiza a apagarlo”
Abril de 2011 : en la empresa pública Vaersa, la que gestiona las acciones medioambientales de la Generalitat, desaparecen 785.000  euros del presupuesto de actuaciones y pasan a retribuciones de directivos. El entonces conseller de Medio Ambiente, Cotino, lo niega.
Verano de 2012 : El conseller actual, Serafín Castellano, reconoce 10 millones de euros y mil personas menos para la prevención de incendios. A sumar a los recortes de años anteriores.
Esto es lo que hay. Una parte al menos, porque con más tiempo y tirando de hemeroteca aún podríamos rellenar unas cuantas lagunas en el relato. De momento esta es la última escena: Los alcaldes de la zona afectada, muchos de ellos del PP, denuncian la falta de medios.
Me parece una canallada ensañarse con estos dos chicos de la radial o el soplete, de pocas luces evidentes, que han sido los causantes primeros del incendio. Lo que realmente ha alimentado las llamas hasta convertirlas en la peor catástrofe ambiental de las últimas décadas es este cóctel de corrupción e incompetencia con el que los valencianos nos venimos “autocastigando” desde hace 17 años.
Creo incluso que hablar de recortes es ser benévolos: ha sido un  saqueo generalizado que viene de años antes de la crisis. El dinero de la sanidad, la educación, la dependencia… y también el de la prevención de incendios  se han desviado sistemáticamente a toda clase de pijotadas en las que hacerse la foto. Los políticos del PP valenciano han actuado como esos niñatos de casa bien que, para comprarse su último caprichito, aún meten la mano en el bolso de mamá, porque su paga de niños pijos aún les parece escasa. Con la diferencia que, en este caso, del “bolso de mamá” dependen unas condiciones de vida dignas para toda la población. Y en especial para los más débiles.  Y como niños mimados que son, cuando la oposición les pida cuentas se negarán como siempre a darlas y no harán otra cosa que echarle la culpa al resto del mundo.
Lo dicho: si alguien quiere hacer una película sobre estos incendios y elige el género de catástrofe se equivoca de medio a medio. Lo que sucede en esta tierra quemada, en tantos sentidos y ahora también literalmente, es puro cine negro. Hemos ardido por encima de nuestras posibilidades. Por favor, que venga pronto Modesto Pardo a averiguar todo esto.
P.D: Los bomberos valencianos están pidiendo motosierras a traves de twitter

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Què opines sobre aquesta entrada? Deixa'ns el teu comentaria a www.llutxentparla.blogspot.com. I si vols compartir alguna cosa envia'ns un correu a llutxentparla@gmail.com